• julio 23, 2020

  • Escuchanos en Vivo

    Odia ‘Pokémon’ y le regalan colección de cartas; ahora vale un millón de pesos.

    Nigel Brookes recibió la colección como regalo de cumpleaños hace 20 años.

    Uno nunca sabe lo que tiene, la basura de unos puede ser el tesoro de otros; esto lo comprobó Nigel Brookes, un padre de familia que odia ‘Pokémon‘; pero que por azares del destino tiene una colección de cartas de la franquicia con un valor de un millón de pesos (35 mil libras).

    La historia es esta, hace 20 años el hermano de Brookes fue víctima de un engaño por parte de unos niños, que le cambiaron sus cartas de ‘Pokémon’ raras por unas de menor valor; ante esto, y al ver la tristeza del niño, su mamá le pidió que recuperara las tarjetas.

    Nigel logró que le devolvieran las cosas de su hermano; en agradecimiento, su madre le trajo de un viaje a Estados Unidos, la colección completa de la primera edición de ‘Pokémon TCG‘, que compró directamente a Hasbro y Wizard of the Coast.

    Nigel Brookes guardó las cartas de ‘Pokémon’ aunque las odió

    La ironía no tardó en aparecer, resulta que a Nigel Brookes no le gustaba ‘Pokémon‘, ni la serie ni los juegos; de hecho, hasta cierto punto odiaba todo el concepto. El saber que esas tarjetas eran su regalo de cumpleaños no hizo más que acrecentar su animadversión por Pikachu y compañía.

    Aún así, teniendo una mente previsora que pocos tiene a los 13 años; Nigel decidió quedarse con la colección, pues pensó que tal vez en el futuro pudieran valer algo. El tiempo y un valuador le dieron la razón, por lo que ahora está planeando vender las cartas.

    Por el momento no tiene una idea clara de cómo las ofertará, tal vez a un coleccionista o en una subasta; aún así, espera que le den un buen dinero, mismo que piensa invertir en la niñez de sus hijos, así como en el futuro de los mismos.

    Algo curioso es que Nigel Brookes recordó la existencia de esas cartas después de que su hija le ofreciera 7 libras (200 pesos) por todas ellas; en lugar de dárselas a la niña, decidió irlas a valuar, donde se enteró que podrían venderse en 35 mil libras (un millón de pesos). Sí, la pequeña «PokéFan» se quedó sin sus tarjetas coleccionables.

    Nuestras redes: