• marzo 16, 2021

  • Escuchanos en Vivo

    Compras muchas plantas y otras señales de que te estás convirtiendo en señora.

    ¿A qué edad se supone que pasas por esa transición de joven a señora?, ¿a qué edad los niños te dicen así? ¿Cuál es el momento exacto en el que las “cosas de jóvenes” te casan y ya no llaman tu atención? ¿Cómo te das cuenta de que te convertiste en eso que juraste destruir? También nosotros intentamos buscar las respuestas a las preguntas anteriores y sin mucho éxito, nos dimos cuenta de que sí pueden haber ciertas señales que demuestran que dejaste de ser joven para sí, suena terrible para convertirte en todo un adulto.

    ¿La edad exacta? No la sabemos aún, pero lo mejor es que disfrutes de juventud lo más que puedas. Ríe, viaja, baila, canta, disfruta a tu familia y amigos; no te preocupes por cuándo serás señora o no, mejor disfruta al máximo la etapa en la que te encuentres.

    1. Te emociona comprar plantitas

    Te vuelven loca las plantas, las macetas y, sin darte cuenta, tu casa tiene más de éstas que de tus muebles.

    2. Prefieres un fin de semana en casa que en la fiesta

    Las fiestas ya no son la razón por la que esperabas con ansias los fines de semana, ahora prefieres descansar y recuperar el sueño de la semana, o quizá atender tus pendientes.

    3. Cargas con una chamarra y paraguas sin importar el clima

    Antes preferías aguantar el frío por no cargar una chamarra extra o que pudiera arruinar tu outfit, ahora no importa adónde vayas o qué clima haga, tú cargas con un suéter y, por si acaso, con un paraguas.

    4. Las resacas ya no son lo de antes

    Ya ni siquiera disfrutas de beber mucho, menos cuando viene el día siguiente y debes pasar por la resaca. Se han vuelto detestables y completamente descartadas de tus planes.

    5. Prefieres entrar a las tiendas de decoraciones para tu casa, que a las de ropa

    Las tiendas de ropa han pasado a plan secundario, ahora disfrutas de ir al centro comercial para ver qué hay de nuevo en las tiendas de muebles, accesorios y adornos para tu hogar. Y QUIERES COMPRARLO TODO.

    6. Tu Instagram está repleto de cuentas sobre decorado de interiores

    Ya no te importa mucho qué hace tu artista favorito o el supermodelo que te volvía loca, ahora prefieres seguir a cuentas que puedan aportarte ideas de cómo decorar tu casa.

    7. Lavar los trastes te da mucha paz

    Antes no tenías conflicto con dejar los trastes sucios unas cuantas horas en lo que acababa alguna película o simplemente hasta que tuvieras ganas de lavarlos. Ahora, en cuanto entran al fregadero no hay poder humano que te impida no dejarlos limpios. Y te sientes bien.

    8. Las rebajas te emocionan

    Ya no estás para gastar dinero como si no existiera un mañana. Cuidas tu dinero y las rebajas son algo emocionante para ti.

    9. Ya no toleras tanto los lugares con mucho ruido

    Prefieres lugares tranquilos donde puedas tener una plática amena sin tener que gritar o acercarte al otro para escuchar.

    10. Los sábados son 100 por ciento para la limpieza de tu casa

    No importa qué planes puedan salir, tú dedicas tu fin de semana al aseo de tu casa. Llueva, truene o relampaguee.

    11. Te arrepientes de no haber usado productos de cuidado facial en tus primeros veintes

    Piensas: todo lo que puede haber evitado si tan sólo hubiera usado esto desde antes. Tranquila, es la naturaleza del cuerpo humano.

    12. Ya no te no te molesta hacer el súper

    Lo disfrutas y ya hasta te sabes los pasillos de memoria.

    13. Ya no entiendes los términos que usan los adolescentes

    Ni los términos, y ni conoces a lo nuevos artistas/cantantes/estrellas juveniles.

    14. Dices frases como “cuando era joven”, “en otros tiempos”, etcétera

    Te das cuenta de que la actualidad no se compara con “tus tiempos” y cada vez que quieres contar algo al respecto, inicias con un… “cuando yo tenía tu edad”.

    Nuestras redes: